Caperucita Roja de tetas pequeñas se traga la corrida del lobo

08:00

Caperucita Roja paseaba feliz en busca de fruta por el bosque con su cestita cuando de repente se desvió de su camino y no sabía volver a casa. Por suerte encontró una casita de madera en medio del bosque donde entró para pedir auxilio. Dentro de ella se encontraba un hombre muy perverso que solo al ver lo jovencita y guapa que era, se la quiso comer con la mirada. Ella lo notó y a cambio de que le ayudara a volver a casa, le dió una rica mamada. Obviamente que el desconocido lobo no se quedó conforme con eso y quiso follársela hasta el fondo.