Me follé al amigo de mi hijo después de seducirlo exitosamente

13:16

Dios debe haber escuchado mis plegarias, aunque estuviera hablando hacia adentro conmigo misma. En el momento en el que el amigo de mi hijo pegó en la puerta, yo estaba pensando en hacerme una paja porque estaba que me salía de la calentura. El yogurín me vino como anillo al dedo y, con la excusa de que quería que me dijera que tal me quedaban unas prendas que acababa de comprarme, empecé a seducirlo enseñándole mi cuerpo. Cuando noté que la polla se le había puesto dura, me arrodillé y me puse a mamársela. Por suerte, enseguida le dieron ganas de follarme y me echó un polvo de campeonato.