Madura guarra hambrienta de una buena polla negra

28:13

Todos son más que adultos. Pero la mujer se siente obligada a encubrir su lujuria pidiéndole al hombre que la conozca para darle repeticiones. Ella enseña en un curso para adultos y él es un alumno que no ocultó apreciar las curvas de la maestra traviesa. La mujer se mojaba todo el tiempo imaginando que estaba follando con esa polla negra sobre el escritorio. Por fin ha llegado el momento de que ella esté satisfecha con esa gran polla. La madura zorra estaba tan hambrienta de una polla negra que lo conisguió.